No son las palabras lo que cuenta, lo que cuenta son los hechos